EN CHINDACO SE REALIZO BAJADA DE CHUCHAS

EN CHINDACO SE INAGURO SALON COMUNAL

EL RESGUARDO SAN LORENZO DE CALDONO EN USO DE SUS USOS Y COSTUMBRES, REALIZO RITUAL BAJADA DE CHUCHAS

 

La chucha antiguamente era un ser humano, a quien le gustaba robar huevos, gallinas y todo lo que encontraba en el Tul huertas, por eso, al ser un Nasa muy dañino para las casas de sus vecinos, los abuelos creadores de la vida lo convirtieron en un animal.

La inauguración de la casa es una fiesta  tradicional. Porque en la preparación para construirla la vivienda interviene el The, Wala médicos tradicionales chaman, la familia y los vecinos, pues desde la escogencia del sitio, la traída de la madera, el bejuco de amarre y la paja se realiza con la colaboración comunitaria; ya que la comunidad cuenta con personas expertas en amarrar bien la paja para que quede bien organizada, en seleccionar la madera y siempre hay personas dispuestas a participar con su experiencia o inexperiencia; por todo esto el baile ritual de la chucha es una fiesta familiar y comunitaria a la vez.

Cuando la casa se termina de construir, los padrinos de la familia y vecinos primeramente han elaborado las chuchas que se colocan en la cumbrera de la vivienda, los padrinos ubican adecuadamente la chucha hembra y macho en el centro de la casa. Las chuchas se arman con paja y se amarran con cabuya. Las chuchas cogen forma, pues la paja al no estar tan jecha y al humedecerse se deja trabaja y con esto se garantiza que la chucha fácilmente no se va a quemar y aguantara varios días a sol y agua.

El ritual empieza por la mañana cuando se llega a la casa y se inicia la minga, para la cual los dueños de la casa invitan a rozar o limpiar potreros, o maíz, se trabaja hasta la luna de la tarde, almuerzan con mote, después se alistan los garrotes para bajar las chuchas, ya que siempre son parejas. En la bajada de la chucha participan niños y adultos arrojando palos para tumbar la chucha, que ya se ha colgado en un sitio cercano a la casa. Cuando las chuchas van cayendo la gente con garrotes de la mano van diciendo, “Ya no vas a robar más gallinas, ni huevos de la casa.”

Los padrinos ofrecen una hollada de guarapo a los que bajan cada chucha, con este guarapo se realiza el primer brindis de la fiesta y toda la gente que está celebrando reciben su totuma de guarapo.(TEXTO TOMADO DE “LECTURAS DEL TERRITORIO) RECOPILO JOSE ALFREDO CAYAPU ARANDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *